Los dos cerebros - Mark Gungor

Los dos cerebros

01/03/2015 Comentarios (0) Desarrollo personal, Liderazgo y relaciones humanas

¿Qué sentís en este momento?

Depresi_n-1689989608

¿Qué sentís en este momento?

Es una pregunta  frecuente que hago  en el medio de una reunión o un entrenamiento en liderazgo y una pregunta infaltable al cierre de un encuentro con cualquier persona o equipo con el que estemos trabajando.
¿Qué busco que pase? PROVOCAR. Saber la verdad  sin el filtro del pensamiento que buscar sacar conclusiones.
¿Qué observo que sucede?
Que cuesta, que descoloca, que se confunde racionalización y pensamientos conclusivos con sentir… (¡Nótese que estamos frente a 3 palabras complejas contra una más simple (“sentir”) y  ganan las complejas!!!!.)

¿Será porque permitirse sentir es algo que se considera complejo? ¿Desnudante? ¿Prohibitivo?

La acción que desnuda el conflicto, es solo eso, una acción, no es el conflicto en sí.

¿Sabemos que los problemas relacionales vienen todos sólo por el sentir?
Sentir culpa, sentir vergüenza, miedo, orgullo, frustración, satisfacción, etc. etc.

La acción que desnuda el conflicto, es sólo eso, una acción, no es el conflicto en sí. Cuando podemos ver eso, podemos ver que lo trascendente (lo que trasciende) es el sentir; y es ahí donde tenemos que apuntar el foco para descubrir el interés común entre los individuos.

Trataré de explicarme mejor.

Si A sabe que a B presentar a destiempo un trabajo le da vergüenza, al saber esto A puede apiadarse de la vergüenza del otro acompañándolo a que no la viva. Y si por su parte B sabe que a A, le gusta presentar los trabajos a destiempo como una inconsciente forma de rebeldía, puede saber que su accionar no tiene que ver con hacerle daño a B, sino con algo que está más profundamente arraigado y por tanto asistirlo para que coloque su rebeldía en otros asuntos y que averigüe con que realmente se quiere revelar (que probablemente sea contra el mismo y la aceptación de algún o algunos mandatos).

Pero lo que da la trascendencia de todo este asunto de sentir y comprender el sentir individual y luego el del otro, es que B ya dejó de ser víctima de A, para ser protagonista de la situación y hacer algo con ella. ¿Cómo hizo para dejar de ser víctima? Se corrió emocionalmente del lugar, entendiendo que la rebeldía de A no era con (y contra) el, sino que, solo lo estaba usando de espejo.

Y colorín colorado, este cuento recién ha empezado….

Lic. Emanuel Quadri

Deja un comentario