e2ef6b022c7ef19acaad3e4c78a2467f

“Tomo la vida que me dieron y hago algo...

20621768_10155013617662833_9053603043125350972_n

Perderse para encontrarse.

04/08/2017 Comentarios (0) Desarrollo personal, Extras

¿Cómo superar los defectos?

defectos y virtudes 2

INTRODUCIÓN

A los seres humanos nos encanta etiquetar todo y ponerlo en lugares separados, encasillando cada cosa entre bueno y malo, correcto e incorrecto, blanco y negro, positivo y negativo. Y este accionar nos impide ver dentro de toda la inmensidad de posibilidades, las bendiciones que tenemos para nuestra salvación, pero y sobre todo, para vivir esa salvación aquí mismo y en la tierra.
Por esto, para empezar me gustaría cambiar la palabra defectos por características. Y una característica mía es “el enojo” . Usaré este ejemplo entonces para contarle de mis descubrimientos, esperando que también le sirvan a ustedes.

EL ORIGEN

Algo que me llama la atención en estos último días es: ¿Porqué parece que vivimos todos tan enojados? Pareciera que vivimos en una sociedad, en un grupo de personas, en una comunidad, donde el enojo está a plena flor  de piel.

Y no es raro que quien haga esta pregunta,  sea una persona como yo que poseo entre una de mis características una enorme capacidad para enojarme y hacerlo con la velocidad de un rayo, de un chispazo de luz.  Pues bien, todo lo que vemos afuera, es solo espejo de mí mismo.

LA DUDA

Sin embargo, algo que también me sorprende, es que junto a esa característica poseo otra heredada y también aprendida (y que ya es parte de mí) que es la paciencia. Una ENOOORME paciencia hacia las diversas circunstancias de la vida, algo que mis propios amigos y allegados reconocen y les sorprende. Y esa característica a veces es tan grande o más, como lo es velocidad que tengo de enojarme.

Entonces ¿Cómo pueden convivir estas dos características supuestamente tan antagónicas?

En una mente dual, es difícil comprender esa compatibilidad. En una mente cuántica, entendemos que el todo es más que la suma de las partes, y nosotros somos parte del todo, por lo tanto tenemos todo de todo.

Es así, que esa misma característica, que parece contraponerse a la otra (paciencia VS enojo) es la que le da paz a mi mente cuando el “reptílico” quiere dispararse o cuando, más allá de ya haberse disparado, la reacción aun es controlable para que no afecte tanto al entorno.  Esa emoción que se despierta a los dos segundos del enojo,  donde la primera palabra la digo casi gritando y las siguientes bajo el tono abruptamente mientras voy respirando y conectándome de nuevo con mí ser, con mi calma, con mi paz.

CONCLUSIONES

Con el tiempo, entendí que en los problemas, o lo que en la mente llamamos problemas, “siempre” está la base de las soluciones. Esto quiere decir, que en nuestros supuestos defectos están nuestra salvación. Y que esa salvación es tan grande o más que esa característica que llamamos defectos y que yo empezaría a llamarle bendiciones visibles.

¿Y por qué bendiciones visibles? Bendiciones, porque pese a su aspecto negativo, son uno de los mayores regalos del Universo, Dios, naturaleza o como quieras llamarle, para nuestra expiación.Visibles porque son las que nos marcan los demás, los de afuera, o lo que nos refleja nuestras propias frustraciones, para que nos observemos y nos transformemos. En definitiva, para que dejemos de SER eso que estamos SIENDO, pero que no nos refleja alegría o felicidad.

La clave entonces es preguntarnos con que amor tomamos a esos “defectos”, o estas bendiciones visibles, ya que si las tomamos flagelándonos por ellas, o peor aún, culpando a nuestros padres o ancestros por habérnoslos heredado, nada es lo que estaremos resolviendo, mejorando o limpiando.
En cambio, cuando nos permitimos integrarlas, cuando les damos un lugar, diciéndoles “no sé de donde venís, no se a quién representas pero te he llevado con amor e integridad tu existencia en mi, y las acepto como las partes que forman al todo” (es decir cuando busco y acepto el opuesto, el yang, el blanco junto al negro) es cuando me permito buscar en mí esa parte no revelada pero existente, esa habilidad recibida pero escondida, ese don agraciado pero no percibido. Y es ahí donde puedo avanzar hacia la verdadera salvación, que en definitiva no es más que la existencia de Dios en mí, la existencia del todo, la existencia de la paz y de la plenitud.

Abrecemos entonces a esos defectos, integrémoslos llamándolos bendiciones visibles, y dejemos que en su oposición y librándonos de etiquetas, revelen de nosotros una parte gloriosa, bendita y de paz.

Emanuel Quadri
Respuestas del alma

PD1: En breve subiré ejercicios prácticos para trabajar individualmente sobre aspectos que se pueden mejorar. Los invito a dejarme en los comentarios, temas sobre los que podría profundizar al respecto en estos ejercicios. Ej.: La ira, el exceso con la comida, la envidia, etc. etc.

Deja un comentario