IMG_0564

Taller: Planificación Estratégica – El poder de la emoción

cambio

Entusiasta no es igual a profesional

26/05/2016 Comentarios (0) Emprendedorismo y estrategia

¿Tu trabajo no vale?

2udx6oh

Él le contaba que estaba por reunirse con los miembros de la afamada institución. Pensaba ofertarse de forma gratuita para brindarles sus servicios.
El hombre quiso indagar más “¿Por qué gratuita? ¿Acaso esa fundación era pobre? ¿Él la declaraba pobre?”
Era una institución que estaba desarrollando un gran trabajo de investigación, que beneficiaba a la comunidad, pero que a su vez sabía como obtener fondos, y muchos, para hacerlo ya que era de alto interés para sectores privados.

-¿Ellos no pueden pagarte? ¿de ninguna forma? le preguntó.
-No lo se, respondió
-¿Tu trabajo no vale? ¿Para qué no le cobrarías de alguna manera? Insistió.
-Porque… empezó a decir él
-¿Para qué? Lo interrumpió.
-Porque… Volvió a empezar el…
-¿Para qué?…. Insistió con vehemencia.
El joven se rió… Es que a mi me interesa la experiencia, dijo
-¿Pero tu trabajo no vale algo? Y siguió… Si quitáramos la opción del dinero ¿No puedes acordar una carta de recomendación si haces bien tu trabajo? ¿Sesiones en canje por tus servicios con los profesionales de la institución a la que estás queriendo sumarte? ¿Un canje en servicio que puedas dar a terceros?
Lo miró… Por primera vez en todo el viaje se quedó sin respuestas….
-No lo había pensado. Nunca lo había visto así, le dijo.

El hombre vió la oportunidad y se explayó.
-No todos nuestros servicios tenemos que cobrarlos con dinero, pero si hay que hacerlos valer.
Al declarar al otro como no pudiente, estoy declarándome que yo no puedo. La pobreza que declarás en tu hermano es tuya. Y si el otro se declara pobre acompañalo a ver su riqueza.
Un carta de agradecimiento. Una referencia a varios contactos en particular, lo que sea (pero acordado previo) eso ya le muestra su riqueza y por ende la tuya.
Si creo que el otro no tiene nada para aportar, estoy creyendo que yo no tengo nada para aportar.
Si no le doy valor a mi tiempo y mi trabajo, quien se lo dará. Y eso no implica no hacer cosas ad honorem, pero si darle valor a ese honor, y ese valor que sea del modo que sea.
Tal vez, aunque de esto estoy seguro que es así, si todos nos valoramos podremos ver el valor en los demás. Tal vez, no solo es dinero lo que se puede cobrar, pero lo que sea, hay que acordarlo antes.

No todos nuestros servicios tenemos que cobrarlos con dinero, pero si hay que hacerlos valer.

Vender barato no es vender, solo es fomentar más pobreza.

Las ruedas tocaron el suelo… Estaban llegando a destino.
Como en todo viaje, ya no eran los mismos que se fueron.

Lic. Emanuel Quadri (El poder de las palabras)

 

Deja un comentario