Abandonar una lucha que no se quiere tener

Abandonar una lucha que no se quiere tener, es...

No ser responsable es hermoso!

¡No ser responsable es hermoso!

02/03/2015 Comentarios (2) Desarrollo personal, Liderazgo y relaciones humanas

La Impaciencia

reloj-de-bolsillo-52031d9a79bd4

La ausencia de la paz, el acelere, el todo ya. La búsqueda de las soluciones inmediatas, como pastillas, como soluciones en grajeas. La negación de la respuesta en uno mismo, la búsqueda de la acusación en el otro. El detalle defectuoso esperado, para poder responsabilizar afuera nuestras propias incapacidades; de escuchar, de ver, de hacer, de Ser quienes elegimos Ser. El dolor desde el ego. La falta de confianza, la falta de FE que llega con la consecuente falta de PAZ.

solucionEl “yo se más que nadie y por ende nadie me puede mostrar nada nuevo que no sepa”. El “Por las dudas voy a pedir opiniones así en la diferencia de lo que el otro sugiere, puedo afirmarme en cuanto se, pero sobre todo, en cuanto NO saben los demás”.

El ego, es la fuente de todos los sufrimientos.

"El ego, es la fuente de todos los sufrimientos."

No existe un ego bueno, un ego malo. Solo existe el ego y como experiencia divina, hay que buscar desautorizarlo (pero integrarlo) para siempre, lo más que se pueda, lo más que se quiera, es decir lo más que el sujeto se ame realmente.

Lic. Emanuel Quadri

2 Responses to La Impaciencia

  1. erica dice:

    Quisiera compartirte algo que descubri posible. Y es la sabiduría y la delicia que hay detrás de poder “discentir en paz”. Con el otro y sus convicciones. Y yo aquí con las mías. No tratando de convencer, ya que eso seria claramente una falta de respeto. Sino tomando aquel punto asi sea diametralmente opuesto como un desafío para superar mis propias convicciones. ” discentir en paz” para aprender, para ir a mas y a mejor! Te quiero! Besos!

  2. Jorge dice:

    Autoconocimiento. Autocontrol. Autoestima. Muchas cosas para meterse adentro de uno para sacar lo mejor de uno. Suena difícil, pero se puede….

Deja un comentario